Mujeres en STEM | Rocío Oidor

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

No soy estrella de la música pop, no soy Rozalén, ni soy Natti Natashe.
Ni siquiera soy una superestrella STEM; no soy un Jacinto Convit ni soy Ellen Ocha.
Soy ingeniero, soy madre, soy Rocío Oidor.

Esta no es una historia que te cautivará ni te quitará el aliento. No es una historia desgarradora de sobrepasar retos insuperables para llegar al éxito.

Al contrario, esta es una historia ordinaria, mi historia de una niña de un hogar ordinario, pero a quien se le dijo que podía ser lo que quisiera cuando creciera.

Soy una de seis hijos, tres mayores y dos menores, nacidos a padres que no tienen más que la preparatoria. Mi padre trabajaba y mi madre trabajaba en el hogar. Ella es la que estaba ahí cuando nos enfermábamos, quien nos llevó al camino de la lectura, quien nos ayudó con las matemáticas, y fue ella quien nos dijo que podíamos ser lo que quisiéramos cuando creciéramos. Cuatro de nosotros somos ingenieros y dos practican negocios.

En la preparatoria, me gustaban mucho las materias de física y química, y tuve maestras muy buenas y entregadas. De hecho, mi maestro de química también daba clases en una universidad local, y nos llevó ahí a una visita de laboratorio en donde estaban haciendo experimentos y usando ratas; no me gustan las ratas. Eso medio mató en mi la pasión por la química. Pero me encantan las matemáticas. Me gustan los datos más que las  humanidades. También ayudó que mi maestro de matemáticas era muy bueno y que usaba problemas de la vida real para que entendiéramos los conceptos y no sólo teoría aburrida. Los exámenes en su clase también eran un rato – exámenes de cinco horas a libro abierto en sábados; retadores pero emocionantes.

Después de la preparatoria, fui al Instituto Tecnológico de Querétaro pare estudiar Ingeniería Industrial. Mientras trataba de decidir qué quería estudiar, sabiendo que me encantaban las matemáticas y la ciencia, hablé con mi hermana mayor (ingeniero en electrónica) y muchos otros ingenieros para conocer su perspectiva. Tomé muchas clases de mech-e y clases que eran impartidas por los maestros más demandantes. Al final, terminé en ingeniería industrial porque sentí que me  proporcionaría las mejores oportunidades al graduarme.

Las oportunidades y consejos llegan de todas partes, y debemos estar abiertos a ellos. Cuando estaba en el último año de estudios, uno de mis profesores me recomendó al azar para un trabajo en una fábrica de quesos (esta es la parte glamorosa de la historia), y tomé el trabajo. No estaba buscando trabajo, pero se cruzó en mi camino y tomé el reto. Me pusieron a cargo del departamento de  empaquetado, donde tenía que escribir los procedimientos y procesos de trabajo, reducir tiempos de ciclo e incrementar la producción. ¿Iba a ser esto la profesión que quería, una vida de queso gratis? No. Sin embargo, fue una experiencia valiosa ya que tomé las teorías que estaba aprendiendo y los apliqué en la práctica.

Cuando me gradué un año después en Ingeniería Industrial, utilicé esa experiencia de trabajo práctico en mi primer trabajo en una fábrica de electrodomésticos de Black and Decker (obtuve el trabajo a través de otro contacto, otra oportunidad). En B&D, estaba en un rol similar al de los ingenieros Black Belts/Lean de GE trabajando en reducciones de tiempos de ciclos para cafeteras y ensambles de licuadoras. En seis meses, había reducido el tiempo requerido a la mitad.

Y fue entonces que una amistad que estaba trabajando en GE me platicó de GE. GE el conglomerado, el gigante industrial. Era un lugar donde las oportunidades abundan, así que apliqué y pude entrar al negocio de Power como un Master Scheduler para Generator Services. Hice ese trabajo por dos años, aprendiendo acerca del producto, la cultura y absorbiendo todo lo que podía.

Cuando se abrió una oportunidad como Ingeniero de Requisiciones de Generator Services, levanté la mano. Quería el reto mayor. Quería hacer más. Cuando esa oportunidad se convirtió en manejar a ese grupo de ingenieros y diseñadores, levanté la mano. Y cuando querían a alguien para ser líder del equipo de Generator Rotor Development, levanté la mano. La oportunidad llega, y uno lo toma. Los retos se presentan, y te paras ante ellos. Trece años
después, esto sigue siendo cierto para mí.

La validación me llegó hace poco. Otro gerente, uno muy técnico y experimentado, me dijo que cuando había comenzado en mi rol actual, él honestamente no me respetaba ni confiaba en mí. Instintivamente, mi primer pensamiento fue que era porque soy mujer, pero él dijo que la razón era porque él sentía que llegué a la disciplina sin saber nada sobre la misma. Me dijo que su opinión cambió porque vio todos mis esfuerzos, mi capacidad y mi entendimiento. El respeto se gana. Trabajas duro, lo adquieres. Personalmente, yo no opino que uno debe atenerse a la idea de que el género es una limitación para las mujeres en STEM. Sí, claro que hay algunos retos que deberemos siempre y continuamente tratar de sobrepasar; el prejuicio, las barreras invisibles y cuestiones culturales. Pero hay oportunidades que debemos tomar también. Como dijo mi mamá, puedes ser lo que quieras ser. Siento que es nuestra personalidad la que nos ayuda o nos detiene.

Yo quería ser ingeniero. Yo quería ser madre. Cuando estaba registrando a mi hijo en la guardería, el guía me dijo “tienes el derecho de ser madre. Tienes el derecho de tener una carrera. Sigue tus sueños”. Aunque balancear ambos es difícil a veces, soy ambas. Tengo la bendición de tener un esposo que es flexible y de trabajar para una compañía que me apoya en ambos, pero lo estoy haciendo porque es lo correcto para mí.

Yo creo que debes decir lo que piensas y promoverte a ti misma. Necesitas creer en ti misma, porque si lo haces, otros lo harán también. Necesitas continuar conectando con tus iguales y con aquellos más arriba. Necesitas ser mentor, entrenar o apoyar a aquellos que necesitan la ayuda y, sobre todo, necesitas ser tu misma.

Yo todavía me levanto emocionada por trabajar en GE. Me encanta la gente y los retos. Me encantan las oportunidades que tenemos aquí y amo ser parte de una compañía, una compañía respetada, que ayuda a enriquecer la vida de la gente.

Soy una mujer en STEM… Soy Rocio Oidor.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *